Un pedacito de Roma: Trattoria Piccolo Mio

Hace 18 años comenzó la historia de este restaurante italiano en Boadilla. Pero la historia de su nacimiento viene de mucho más atrás. 

Paolo, chef, creador y propietario, llegó a España con 18 años. Llevaba desde los 14 trabajando en hostelería en Roma, su ciudad natal. Empezó como friegaplatos, repartidor, pizzero… Cada capítulo de su vida profesional le llevó poco a poco a enamorarse de la cocina y a querer hacer de la gastronomía un verdadero arte. ¡Y arte es lo que encontramos en cada uno de sus platos!

Tras tres años preparando tiramisúes y otros postres para varios restaurantes desde un chalet compartido en Boadilla, con mucho esfuerzo y sacrificio decidió dar un paso más, tras ver un local en alquiler. Sintió un “duende”. Paolo no dudó y se lanzó, sin dinero pero con mucha ilusión y determinación.

Trattoria Piccolo Mio rompe las reglas desde sus inicios: su primer local albergaba apenas cinco mesas. Con un encanto único, Paolo y su familia regían el local de la que anteriormente fuera la “Taberna Chica” de Boadilla, reconvertida en un espacio mágico donde degustar auténticos y únicos platos italianos que, cocinados con cariño, consiguieron hacer de Piccolo Mio un lugar de referencia donde celebrar con cualquier excusa.

Todo su encanto se trasladó en 2010 a la Avenida de Adolfo Suárez, una calle ahora peatonal en la que no solo tiene un local más amplio, sino que tiene una terraza con vistas a la impresionante Iglesia de San Cristóbal y al lado del Palacio del Infante Don Luis. Sin duda, un enclave muy especial donde disfrutar y darle un capricho al paladar.

Su historia como chef y la del restaurante en sí mismo es su mejor aval: han sobrevivido a dos crisis, dos obras y un traslado. Y ahora, sobrevivirán a este largo confinamiento haciendo lo que mejor saben hacer: cuidar de sus clientes como si fueran de la familia y preparar verdaderos platos italianos de autor. 

Si quieres sorprender a tus invitados, ahora además puedes pedir sus platos para llevar. Los sabores de Trattoria Piccolo Mio no son solo para paladares adultos, a los niños les encantará.

Y un consejo, queridos comensales: vayan con apetito y dejen sitio para el postre. ¡Es un placer que no se deben perder!

Buon Appetito!

Comentarios

mood_bad
  • No existen comentarios todavía
  • chat
    Añadir un comentario